martes, 14 de julio de 2009

Las últimas palabras de mi abuela inglesa (1920)



William Carlos Williams




A su lado, sobre una mesa pequeña

junto a la cama revuelta y maloliente

hubo platos sucios

y un vaso de leche.



Arrugada y casi ciega

yacía y roncaba

despertando con rabia en la voz

pidiendo a gritos la comida.



Dame algo para comer.

Me estan matando de hambre.

Me siento bien. No iré

al hospital. No, no y no.



¡Dame algo para comer!

Dejame llevarte

al hospital, le dije

y cuando estés bien

podrás hacer lo que quieras.

Sonrió: Si

primero hacer lo que se te antoja

y después podré hacerlo yo.



¡Oh, oh,oh! gritaba

cuando los de la ambulancia

la pusieron en la camilla.

¿A esto le llamas

hacerme bien?

Para entonces su mente está lúcida.

Oh, jovencitos, ustedes se creen

listos,



dijo, pero te diré

que no saben nada.

Entonces partimos.

En el camino



pasamos una larga fila

de olmos, los miró

un rato a través

de la ventanilla de la ambulancia y

dijo,

¿Que son todas esas

cosas de aspecto pelusiento allí afuera?

¿Arboles? Bueno, estoy harta

de ellos , y volteó la cabeza.





Traducción: Carlos Ponce

Para leer mas poemas de WCW hacé clik aquí

Datos biográficos clik aquí El Poder de la Palabra

11 comentarios:

  1. Hace una semana que fallecio mi suegra y le acompañe en la ambulancia en su ultimo viaje... este escrito refresco mis sentimientos de esos momentos...
    ¿ Por que tenemos la sensación de que en los ultimos momentos tenemos que escuchar frases tremendas o hermosas loas al final?... lo mas natural es que aferrandonos a la vida lo más esencial sea simplemente querer comida o incluso simplemente dormir y dejar de pensar..
    Un saludo, Reme.

    ResponderEliminar
  2. Todos pasamos o pasaremos por esas instancias o similares, o en la camilla o acompañando a quienes van en ella. Son momentos de la vida duros, ineludibles, y solo grandes poetas como WCW pueden ver la belleza allí y donde se lo propongan. Gracias Reme, gracias Kapasulinos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir este poema. Llega y mucho. También por en enlace.

    ResponderEliminar
  4. hola llegueporque llegaste a mi blog...te agradezco que te haya interesado...
    un abrazo enorme
    lidia-la ecriba perenne

    ResponderEliminar
  5. Estoy pasmada... ¿es así como suceden las cosas al final? Me habían dicho también, que nos volvemos niños otra vez, que se dice lo que se piensa, sin censuras. ¿Será agradable o desagradable?... quizás tenga mucho que ver la manera en en hemos vivido y sentido... la vejez, la muerte... hacia allí vamos, ¿estamos preparados?
    Saludos buhardilleros amigos.

    ResponderEliminar
  6. Williams es uno de mis poetas norteamericanos de mayor preferencia, gracias por traerlo a colación!

    ResponderEliminar
  7. Gracias M Morgan, Lidia, Clara y Luissiana por pasar por aquí. Tambien para mí Lussy, WCW es uno de mis favoritos. Contundente, sólido, atraviesa tu alma como una luz.

    ResponderEliminar
  8. Sólo quienes hemos vivido con una persona mayor, sabemos lo que estas líneas llevan de razón.
    Me ha gustado mucho tu blog, muy grato pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Viandante, volve cuando quieras.

    ResponderEliminar
  10. Cuánta buena lectura!!! gracias José!

    ResponderEliminar